SUBSCRÍBETE, VIAJA CONMIGO Y DESCÚBRELO >>

28 julio, 2014

Una historia de amor, Venezia

by Ana y Sara · 4 comments

Hasta ahora siempre hemos contado viajes a los que hemos ido con los niñ@s, pero llamándose  esta sección ‘por el mundo’, es obligado contar experiencias en cualquier lugar.

Nosotras somos de las que creemos que es bueno dejar de vez en cuando a los niños con los abuelos, los tíos, los amigos…en definitiva, con gente en la que confíes, y que sepas que si les pasa algo, será porque tenía que pasar, porque seguro que los cuidan igual de bien que tú. Para los niños esas experiencias son buenísimas, son ratos, sensaciones y emociones que se recuerdan cuando eres adulto…noches de pijama jugando con los amiguitos, los desayunos que solo sabe preparar la abuela, esas excursiones al zoo con los tíos…ellos disfrutarán muchísimo y te darán a ti libertad para viajar con tu pareja, tus amig@s o tú sol@, como te apetezca, pero escogiendo esta vez un destino ‘de adultos’.

Gondola-1_640

Y la ciudad elegida para este post es Venezia, porque aunque la visitamos por separado, a las dos nos cautivó; Venezia es una pasión compartida, y por eso mismo da un poco de miedo hablar de ella, porque a lo mejor os creamos unas expectativas que luego os decepcionan, pero a nosotras nos pasó lo contrario, que si esperábamos algo bueno nos encontramos algo mejor, y por eso mismo queremos contároslo.

Venezia es un sitio al que te puedes escapar un fin de semana largo, con 3 días tienes suficiente para empezar a conocerla. Hay un montón de vuelos, así que el horario y el precio no suele ser un problema, y no hace falta coger un hotelazo para disfrutar del lugar.

Cuando llegas al aeropuerto, un autobús te llevará a la Piazza di Roma, y allí será el último lugar en el que veas transporte con ruedas, desde allí solo barcos y tus propias piernas…¡has vuelto a una época anterior!.

Canales-1_640

Venezia no se parece a ninguna otra ciudad del mundo…es…¡otra cosa!. Los edificios son antiguos, las calles estrechitas y llenas de recovecos, está repleta de pequeños canales atravesados por puentecillos, y de canales anchos surcados por barquichuelas, góndolas e incluso algún crucero.

Durante el día está llena de gente, hay turistas por todos sitios (¡qué le vamos a hacer!…todo el mundo tiene derecho a verla;), y hay visitas obligadas en las que te tocará esperar alguna que otra cola: el Palacio Ducal , el Campanille, y la Basílica de San Marcos son los básicos;  también tocará hacer alguna foto en lo alto del puente Rialto, ir a curiosear en los puestos cercanos, o acercarte a ver el Puente de los Suspiros; y si quieres alejarte un rato de la gente puedes ir en vaporetto hasta Burano, una islita en la que cada casa es de un color, pero que no es de obligada visita si es que vas just@ de tiempo.

Burano-2_640

Respecto a la gastronomía, los helados son increíblemente cremosos, en sabores encontrarás el limón más ácido o el chocolate más intenso, repetirás seguro; da igual que elijas una pasta acompañada de carne, verdura o pescado, o una pizza con cualquier ingrediente…todo está buenísimo y ‘al dente’ (quizás un poco demasiado al dente :).

Pero lo realmente bonito de Venezia, lo que te llega dentro y hace que quieras volver, es andar por las calles, navegar por los canales, disfrutar de un ambiente de otro tiempo.

Te aconsejamos subir a los ‘vaporettos’ varias veces y a diferentes horas, recorrer los principales canales, identificar todos esos edificios tipo palacete que te describen en las guías, experimentar la diferente sensación de recorrer los mismo lugares con la luz del sol, al atardecer o a la luz de la luna, porque la sensación será diferente en cada momento…si no lo vives es difícil de explicar…si por el día está llena de gente, lo bueno de pasear por la noche es que la gente desaparece…ya sabeis la afición de los extranjeros a escapar de las calles al atardecer…¡ahí empieza tu momento!…después de cenar es el momento del paseo, de noche, sin nada de ruido, sin gente por las calles…es el momento de perderse… y decimos perderse literalmente…es el momento de andar sin rumbo, disfrutando de la esencia de Venezia: edificios inclinados por llevar años erigidos sobre el agua; calles a media luz y tan estrechas que si abres los brazos tocas las dos fachadas, formando un laberinto en el que para saber donde estás tendrás que acabar recurriendo al GPS;  el encanto de encontrar un puente o un canal de agua al volver cada esquina; de ver a los verdaderos venecianos, con sus niños y sus triciclos; ver Venezia como un pueblo adorable y tener a veces la sensación de que eres la única persona que queda en el planeta… dedica tu tiempo a pasear y a saborear ese lugar porque habrá otros lugares en el mundo con mucho encanto, pero Venezia enamora.

GranCanal-1_640

Seguro que habrás oído comentarios de gente a la que no le gusta Venezia, que huele mal, pero como nuestra opinión es bastante diferente, te animamos a que la visites y seas tú mism@ quien decidas si para ti es una ciudad más o si, como nos pasa a nosotras, te roba el corazón;) .

Y ahora que ya te hemos contado lo que nosotras sentimos, aquí tienes unos consejos por si te animas a ir:

  • Acostumbra a tus hijos desde pequeños a quedarse con otras personas aparte de papá y mamá, aprenderán que hay más gente que los quiere y los cuida, que papi y mami vuelven a buscarlos, y eso les servirá para que cuando sean un poco más grandes y en el cole las excursiones incluyan dormir fuera de casa, o haya una fiesta de pijamas, no tengan miedo y disfruten a tope de la experiencia, no tendrán una dependencia de sus padres para dormir bien.
  • Para ir desde el aeropuerto a Venecia hay varias opciones (autobuses o lancha), nosotros aconsejamos el de la compañía ACTV (la EMT veneciana). En el mostrador de información del aeropuerto es donde se compran los billetes, y puedes optar la opción de comprar el ‘bono-vaporetto’, que te permitirá subirte en los vaporettos(lanchas a modo de ‘autobús)  de Venezia las veces que quieras, además de incluirte la ida y vuelta al aeropuerto.
  • Llévate una maleta con ruedas porque desde donde te deja el autobús hasta tu hotel tendrás que llevarla tú.
  • Los hoteles en Mestre son mucho más baratos, pero alojándote en Venezia, disfrutarás de esta ciudad de noche, sin gente. Te aseguramos que merece la pena el pagar la diferencia de precio. Dicen que la Plaza San Marcos es el mejor salón de baile del mundo y es cierto, pero de noche, con la luz tenue y la música de piano de alguno de sus cafés. ¿Te lo quieres perder?
  • Cuando vayas a un restaurante aléjate de las zonas más turísticas, la comida estará mejor y será más barato.
  • El precio de la comida es bueno, lo caro es la bebida.
  • Asegúrate del tiempo que va a hacer antes de ir, y si va a llover incluye las botas de agua en el equipaje porque en cuanto llueve un poco el agua te llega a los tobillos…y no es una exageración, es absolutamente real…¡alguna pega tenía que tener!

SanMarco-240_6

  • Aprovecha las horas tempranas o la hora de la comida para visitar los sitios donde más cola hay porque será cuando menos rato tengas que esperar
  • Compra la pasta, el aceto balsámico o lo que te quieras traer en cualquier supermercado, no te hace falta ir a la tienda de souvenirs para traer pasta auténtica y el precio es notablemente diferente. Las corbatas de seda son baratísimas, cuando vuelvas te saldrá casi más caro llevarlas al tinte que lo que te costaron allí. Los accesorios (pendientes, anillos,…) de cristal de murano están muy bien de precio y son muy vistosos, tenlos en cuenta si tienes que traer algún regalillo.

Y después de este ‘break’ en los viajes con niñ@s, recogemos otra vez a los peques y en el próximo post vuelven a ser los protagonistas ;).

¿Quieres saber más? Subscríbete >>

¿Te gusta? Compártelo

4

DEJA UN COMENTARIO

M&Company julio 28, 2014 a las 11:18

Todavía recuerdo la caminata con la maleta subiendo y bajando escaleras y puentes hasta llegar al hotel. Turistas vagando hasta dar con el suyo.
Yo fui en noviembre, sin calor, sin demasiados turistas agobiando, y fue espectacular ver las brumas nocturnas desde los canales.
Volveré algún día!

Responder

Irene MoRe julio 29, 2014 a las 09:14

Venezia fue uno de nuestros destinos en el viaje de novios, y vinimos los dos encantados. Eso sí, creo que sí es importante pagar un pastizal en el hotel, porque en Italia, meterte en un hotel, incluso de 4 estrellas, es todo un riesgo.

Responder

Teresa julio 29, 2014 a las 13:27

Destino fantastico para ir en pareja, creo que es una de las ciudades más románticas, y las escapadas sólos son altamente recomendables.

Disfruta guapa

Responder

Planeando viajar con niños julio 30, 2014 a las 11:11

Nosotros pasamos por allí en el viaje de novios y debo ser de las pocas personas a las que no les gusta ni chispa Venecia: aglomeraciones, calles laberínticas de las que no puedes salir. La originalidad de los canales y las góndolas es innegable pero el resto me pareció un despropósito.

Responder

Leave a Comment

Post Anterior:

Próximo Post: